La cantante dominicana Natti Natasha y su prometido, el empresario Raphy Pina, abren las puertas de su hogar en Miami en exclusiva y hablan de su bebita Vida Isabelle y sus planes de boda.

Natti Natasha nunca olvidará el susto que pasó el día que su hija Vida Isabelle llegó al mundo. La mañana del 23 de mayo sintió una pequeña molestia y decidió ir al hospital en Miami, FL, con su prometido Raphy Pina al notar que tenía contracciones. La cantante dominicana de 34 años estaba a punto de regresar a casa cuando su doctora le informó que solo tenía un centímetro de dilatación. «En ese mismo momento, rompo fuente», recuerda Natti, quien pasó un agudo dolor esperando la anestesia epidural.

Al comenzar a pujar, vino un momento de tensión. «La bebé se estresó y la doctora no encontraba el corazón por ningún lado. Ese momento para mí fue horrible. Las dos doctoras se miraban y decían: ‘Yo no escucho nada'», dice la reggaetonera, quien comenzó a temblar del pánico. Asustado y a punto de desmayarse, Pina comenzó a rezar. «Me senté en una esquina a hablar con Papá Dios», dice el empresario puertorriqueño de 43 años. «Como a los 10 minutos volvió de nuevo a sentirse su latido y fue un gran alivio».

La niña es la consentida de la casa. Mia, Monty y Chingui —los hijos adolescentes de Pina—  «son los mejores hermanos del mundo», asegura Natti. «Son dulces, son protectores». Si bien desean tener más hijos, por ahora están enfocados en trabajo.  El próximo parto de Natti será en unas semanas, cuando salga su nuevo trabajo discográfico. «Viene ese otro bebé», dice de su álbum aún por titular. «Es un disco que grabé con Vida en la barriguita, hay bastante perreo. ¡Esa niña va a bailar sí o sí! Le pongo su reggaetoncito para dormirla algunas veces. La tongoneo un chin, y después bajamos revoluciones», cuenta risueña sobre la pequeña, de ahora tres meses.  

Deja un comentario